Comentando pedacitos de mi vida...

Daisypath Anniversary tickers

jueves, 14 de agosto de 2008

No tengo cambio

Después de haber pagado con tarjeta en el súper, me di cuenta que no tenía monedas en la cartera para darle al señor de la tercera edad que me embolsó los tres productos que compré. Le mostré un billete de 50 pesos y le pregunté si tenía cambio. Al parecer la gente es muy coda, o acababa de empezar su turno (quiero pensar que fue esto último), porque me dijo que no le alcanzaba.

Antes de que le preguntáramos algo, la mugrosa cajera nos dijo: "no tengo cambio". El señor tomó el billete y se dirigió a la caja de junto, pero ni la abuelita-cerillo ni aquella cajera tenían cambio tampoco... El señor regresó con una carita triste y me extendió el billete diciendo: "no se preocupe, señorita". Pero yo ya tenía un plan.

Le dije: "cómo no, espéreme tantito". Y que me vuelvo a formar. Era una caja rápida y solamente llegó una persona más. Haciendo un rápido cálculo mental para que no me pudieran devolver puros billetes, tomé un juguito del refrigerador junto a la caja, y con cara de satisfacción, lo puse en la banda cuando fue mi turno de nuevo.

¿No que no tronabas, pistolita? (pensé). La cajera tomó el billete y no le quedó de otra más que darme cambio, que de mi mano pasó inmediatamente a la del señor, quien muy derechito me esperaba al final de la caja con mis primeras compras.

Su bendición fue la mejor recompensa.

3 comentarios:

Mike dijo...

Que bueno que de modo elegante pusiste en su lugar a la cajera bastarda, coda y seguro amargada.

Seguro por su minúsculo cerebro no alcanza a pasar la idea de q somos hermanos de todo mundo y no le da la capacidad para pensar q cualquiera podría estar en esa situación (lamentable, cabe señalar) de, en edad avanzada, tengas q seguir trabajando para comer, a huevo q no hace conciencia de eso, pobre pendeja.

Que bueno que te tocó a ti la cajera satánica, q tuviste la cabeza fría para la reacción, por q si he sido yo me encargo de recordarle a toda su parentela (vivos y muertos), le doy el billete de $50.00 al viejito y...me hubiera costado caro mi desahogo.

Que se joda! Que le den por el culo! Que le metan una trampa atrapa ratas en la boca y le arranquen la lengua de un solo golpe! Que la vida le juegue chueco y sus hijos la olviden en su vejez, por q seguro una cajera debe tener un plan de retiro FE-NO-ME-NAL!! Vieja puta de mierda.

Y no se me olvida q también ella es mi prójimo...pero hay quien se merece eso y más.

El esposo dijo...

EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!! Esa es la Esposa buena y que pone en su lugar a putetas como esa pendeja, yo concuerdo con el Mike, yo si le hubiera recordado a toda su parentela y si hubiera podido, en vez de darle el billete de 50 por unos chicles, me cae que saco el billete de 500 y me compro un puto chicle pa que se joda la muy desgraciada.

Bien hecho esposa!!!!!

T@MMM

Myra Luna dijo...

Si no hubiera sido fin de quincena, me cae que sí le doy el billete completo al señor... O hubiera aplicado la del billete de 500 para pagar unos chicles, jajajaja!!

De todas formas, cuando hacemos el súper, somos OVER-TIPPERS, sobre todo con gente de la tercera edad.

Y respecto a los comentarios contra la cajera, pues mira, espero que cuando llegue a la edad de sus ayudantes, no tenga necesidad de hacer lo que ellos hacen, porque entonces lo pagará... porque hay un Dios!!!